Soledad, ¿sabiduría o egoismo?

Decía el gran poeta «vive para ti solo, si pudieres«; y decía bien si pudieres, pues quererlo parece fácil Francisco de Quevedo y Villegasen principio, hasta que la incómoda realidad nos pone en nuestro sitio con independencia de nuestros sueños y voluntades.

Cánsate ya, oh mortal, de fatigarte
en adquirir riquezas y tesoro,
que últimamente el tiempo ha de heredarte,
y al fin te dejarán la plata y oro:
vive para ti solo, si pudieres,
pues sólo para ti, si mueres, mueres.

Francisco de Quevedo y Villegas [1]
La canción El escarmiento

Es harto significativo que estos versos aparezcan al final de sus días y en la última estrofa de su canción «El escarmiento». Ciertamente da que pensar que una trayectoria tan prolíficamente bendecida por el genio de la creatividad tenga como colofón esta interesante reflexión sobre la importancia de vivir la vida de una manera adecuadamente enfocada.

¿Hay lección moral? Pues parece que para el poeta concluye en una interioridad profundizada en la experiencia de la vida y que termina, oh vana ilusión, por mostrar el verdadero rostro de la muerte en soledad eterna. La individualidad imaginada como una excelsa singularidad, termina reconociéndose como una condena de aislamiento. Es amargo, pero es así y en ese descubrimiento se apoya la recomendación última de vivir para tí solo, si pudieres, pues únicamente así interiorizarás todo lo que aporta la vida, incluso su final, la muerte, pues como dice Sánchez [2]: «para Quevedo la muerte no es sólo final de trayecto, sino que está también detrás, incorporada ab origine a la vida«.

Muere Quevedo en soledad ¿sabia o egoista? Posíblemente nunca lo sabremos, pero sí nos queda claro su postura ante la vida y ante la muerte: siempre con los ojos abiertos a la verdad. Y es que la sabiduría no puede menos que ser egoista aunque moralmente valiente.

Fuentes

[1] Quevedo, F.– [en línea] El escarmiento. University of Máryland at College Park. [consultado: 01/09/2015] [enlace externo]

[2] Sánchez, H.- [en línea] «Vive para tí solo si pudieres: un ejercicio en egoismo moral». En: Poesía en español [consultado: 01/09/2015] [enlace externo]