Verdad comercial. Manipulación gratuita

Verdad comercialVerdad comercial. ¿Qué queremos decir con ésto? Pues sencillamente intentamos referirnos a todos aquellos servicios o bienes que nos son ofrecidos con carácter de gratuidad. ¡A nadie le amarga un dulce! Pero el azucar en exceso no es saludable. Sería estúpido renegar de todo aquello que sin exigirnos una contraprestación nos aporte satisfacción, bienestar o complete nuestras necesidades.
Pero igual de criticable es tomar todo lo que se nos ofrece “gratis” sin antes examinar las consecuencias. Por ejemplo la cesión de nuestros datos personales. O el derecho de utilizarlos como les venga en gana. También, y no menos grave, el otorgamiento de permisos ilimitados para abrir nuestra intimidad a todo tipo de bombardeo propagandístico o comercial.
La verdad parece algo furtivo y así es entendible que NIetzche [1] considere que el intelecto del hombre se mueve en la ficción y en “el revoloteo incesante en torno a la llama de la vanidad [..] su ojo se desliza tan sólo sobre la superficie de las cosas y ve ‘formas’, su sensación no conduce por ninguna parte a la verdad”. A menudo la manipulación a traves de lo gratis se encamina a través de esa vanidad citada por Nietzche. Nos hacen pasar de manera fácil y placentera a través de la trampa edulcorada. Y finálmente ésta se cierra sobre nosotros.

 

Verdad comercial: ¿algo posible?

En ese momento es cuando empezamos a experimentar que estamos atrapados en una situación diseñada para no dejarnos salir. Es la típica situación que vivimos cuando hemos firmado un contrato con un proveedor de telefónía donde se nos prometía el paraiso y finalmente cuando intentamos renunciar nos envían al infierno. Quizás por ello Torres [2] se permite afirmar que el marketing “ha logrado alcanzar niveles de consumo excepcionales, extendiendo el uso de productos y servicios mucho más lejos que las necesidades razonables del ser humano”.
¡Pero ojo! Otra de las falacias que suelen tratar de inculcarnos a través de la publicidad masiva e intensiva que inunda la TV se centra en hacernos pensar que sólo la ciencia posee la verdad. Evidentemente se refieren a la ciencia que ellos controlan y que generalmente defiende productos y resultados que convienen a sus promotores. Quizás por eso Benítez [3] nos dice: “En los últimos dos años se ha descubierto a 60 científicos que incurrieron en la misma falta  de  conducta  inapropiada  en  la  ciencia.  Las  acciones  más  comunes  fueron: falsificación de los resultados 40%, plagio 34%, fabricación o robo de datos 7% y otros 19%. Esto demuestra que el fenómeno de fraude en la ciencia tiene lugar en cualquier país del mundo donde se hace ciencia”.

 

Verdad y misterioVerdad comercial

Sobre la verdad en las religiones no creo necesario insistir pues ya la historia nos habla sobradamente de la falta de equilibrio entre el ansia de poder y la manipulación del conocimiento. Pero atención a las modernas ideologías pseudocientíficas que tratan de convertirse en nuevas religiones, vendiendo verdades absolutas que nos resultan cómodas y fáciles. Si alguien ha hecho méritos científicos para ser escuchado éste ha sido Albert Einstein [4]. El gran pensador nos dejó un ejemplo de humildad de vida y claridad de ideas en algunas frases sencillas: “La experiencia más hermosa que tenemos a nuestro alcance es el  misterio.  Es  la  emoción  fundamental  que  está  en  la  cuna  del verdadero arte y de la verdadera ciencia”.
Así pues, cuando te den algo gratis ¡desconfia si el regalo anula el misterio!

Fuentes

[1] Nietzche, F.- [en línea] Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. Ed. Diálogo. [consultado: 12/04/2017] [enlace externo]

[2] Torres, F.– [en línea] Marketing engañoso. La mentira en la publicidad. DOCUMENTOS DE TRABAJO DE CONTABILIDAD SOCIAL. AÑO 5, N° 1. [consultado: 12/04/2017] [enlace externo]

[3] Benítez, L.– [en línea] La mentira, el engaño y el fraude en la ciencia. ACTA MÉDICA GRUPO ÁNGELES. Volumen 3, No. 3, julio-septiembre 2005. [consultado: 12/04/2017] [enlace externo]

[3] Einstein, A.– [en línea] El mundo tal como yo lo veo. Publicado  por  primera  vez  en  Forum  and  Century,  voL  84,  p.  193-194,  el número 13 de la serie “Forum Film actual”. Incluido también en Living Philosophies (p. 3-7), Nueva York, Simon & Schuster.. [consultado: 12/04/2017] [enlace externo]

Dale a Me Gusta y comparte:

3 Replies to “Verdad comercial. Manipulación gratuita”

  1. El prefacio de THE WORLD AS I SEE IT (Albert Einstein) comienza con una frase de Nietzsche que dice “Only individuals have a sense of responsibility”. Éste es un pensador que muchas veces ha sido malinterpretado, pero que verdaderamente captó la esencia del misterio humano: somos un colectivo que no puede evolucionar a mejor sin que lo hagan sus individuos.
    Muchas veces se asocia esto con egoismo, pero no es así. Sin crecimiento personal y sin individualidades se muere la creatividad y el mundo se vuelve gris… el color preferido por los usurpadores del poder.. y el color del que huyen el arte, la música y la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*