Partidos inmovilistas

El tiempo actual se caracteriza por la proliferación de castas políticas. Como facciones que, en exclusiva defensa de sus privilegios, oprimen y manipulan intentando permanecer a toda costa en el poder.Y para usarlo no al servicio del ciudadano sino como herramienta de fuerza al servicio de sus intereses. Sólo un…

Corrupción y poder descontrolado

La corrupción puede explicarse, al menos en parte, por la situación de inestabilidad generada en épocas de transición. Así, los fuertes efectos del cambio económico y social dificultan la implantación de límites definidos entre lo público y lo privado y la construcción de una «ética de lo público» (Zuluaga [1]).…

Mienten y piensan que les creemos

El mundo político de este país es francamente digno de la historia que arruinó la grandeza de España. Mienten y piensan que les creemos, grandes discursos y eternas promesas. Siempre en bocas que han demostrado que no saben sino mentir pues una vez obtenido el poder jamás cumplen lo prometido.…

Explotadores y chusma violenta

Explotadores y chusma violenta. Como contraposición al famoso y excelso superhombre (Übermensch) idealizado por Nietzsche el mundo de la política, siempre pragmático, mostró con el nazismo cómo sus dirigentes se autoidentificaban con dicho concepto y, consecuentemente, proyectaban sobre las masas que pretendían dominar el concepto opuesto de «chusma»  o Üntermensch…

Otra España es posible

Cada día cuando me castigo los humores frente a las noticias, sean de las televisiones o de los diarios online (da igual), me cabreo más profundamente al percibir cuán estúpidos nos considera el poder estatuido: la juez Alaya destituida, el juez deja a Rodrigo Rato en libertad, injusticias salariales en…

El necio gobierno de la riqueza

Muchas mentes preclaras han venido a manifestar a lo largo de la historia que mientras el sabio se sirve de la riqueza como de cualquier otro instrumento, el necio se convierte en su fiel servidor. Es una idea recogida por Martin [1] al expresar textualmente siguiendo a Séneca: «El placer,…