El susurro de los antepasados

un-homme-regardant-la-merBajo sus pasos lentos anclados en la intimidad de la arena marina, se dibujan formas.

Formas difíciles de interpretar desapareciendo bajo el poder de las olas.
Olas tan fuertes golpeándose contra sus piernas medio mojadas.
La mano sobre la frente, escruta el horizonte con la esperanza de percibir una señal prodigiosa de sus antepasados.
La atmósfera del atardecer le lleva a las profundidades de sus recuerdos en su bella tierra de ébano.
A partir de ahora, la soledad será uno de sus más grandes compañeros en un paraíso que él soñaba alegremente.
Un nudo toma forma en su garganta cuando sus pensamientos convergen sobre sus desafíos y su futuro.
Siente punzadas en sus ojos nada más que de tanto pensar.
Esa noche sus lágrimas no fluirán, tras él se levanta la esperanza de todo un pueblo.
El ruido de las olas le murmura el mensaje de su pueblo:

    • ¡Vence el frio del invierno!, nuestras oraciones te calentaran.
    • ¡Vence el calor del verano!, nuestras bendiciones formaran una sombra en tu camino.
    • Tu tierra de ébano te aguarda para grandes desafíos.
    • Ningún lugar para los arrepentimientos frente a las amargas dificultades.
    • Por cada lágrima que emana de tus dolores, recuerda de dónde vienes.
    • A partir de ahora, Eldorado será tu nido, tu lugar de batalla para la felicidad de toda una generación.
    • Sí, tu tierra de ébano espera tu retorno para la realización de grandes desafíos.

 

 

 

Share Button

Un comentario sobre “El susurro de los antepasados

  1. Tu tierra es de ébano precioso y único. Un verdadero paraíso. Tus raíces hundelas bien en esa tierra y seguro estarás en paz y felicidad. Un saludo afectuoso maestro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *